13 de juliol 2016

IRREFORMABLES

http://cat.elpais.com/cat/2016/07/12/opinion/1468346228_319551.html



Una de las reacciones del día siguiente a las elecciones generales que más me llamó la atención fue la que afirmaba que “España es irreformable” debido a la nueva victoria del PP. Los autores de esta lapidaria frase provienen de los sectores nacional soberanistas y era dicha con un tono supremacista, como si no hubiera nada que hacer y una vez más se demostraba que tras el Ebro solo existen los bárbaros, inhabilitados para ejercer un voto inteligente e incapaces de entender la corrupción, la pérdida de derechos y la miseria que los condenaba un nuevo triunfo de la derecha española.
Los nacionalistas proclamaban orgullosos que en Catalunya no había ganado el PP, que era el único territorio peninsular, junto al País vasco, no manchado de azul. Así quedaba demostrado que los catalanes (algunos) tenían un juicio electoral superior, digno de los herederos de los griegos que anclaron en Empúries. Tampoco les gustó la victoria de la izquierda plural, ya que hicieron una campaña de acoso, con la ayuda de TV3, la siempre adicta al régimen soberanista y no dejaron pasar la oportunidad de afear la posición de los insensatos de En Comú Podem por buscar el dialogo y el pacto con los bárbaros.
¿Por qué esa gente se cree superior? ¿Por qué ve la paja en el ojo ajeno y al mismo tiempo es incapaz de no ver la biga que tiene en el suyo? Acaso muchas de las actitudes y decisiones políticas allende el Ebro no son las mismas que en Catalunya. Veamos.
No entienden como aún hay personas que votan al PP a pesar de ser un pozo de corrupción que se extiende por toda la geografía peninsular. Pero tampoco se debiera entender que haya personas en Catalunya que voten a CDC ya que es otro pozo de corrupción que durante años ha echado mano a la caja pública capitaneados por su fundador, el confeso Jordi Pujol y con la ayuda de su prolífica familia. Es tanta la podredumbre que invade este partido que han tenido que cambiarse el nombre para así parecer una cosa nueva, aunque sean los mismos.
Hemos visto como el gobierno del PP usa los medios de comunicación públicos a su antojo, utilizándolos como correa de transmisión de su pensamiento o como propaganda de su gobierno. Pero también vemos como esto mismo sucede con la radio y televisión pública catalana que no duda en manipular y tergiversar informaciones en beneficio de las tesis independentistas y en concreto de sus patronos políticos, CDC y ERC. La actitud de la Sra. Terribas en el debate electoral  fue tan beligerante en favor de los candidatos nacionalistas que por la red fue tachada de hooligan por su ardor sectario.
Se culpa al PP, y con razón, que ha desarrollado unas políticas sociales de recorte abusivas, de pérdida de derechos laborales y de un empobrecimiento vital de la población. Pero no se interpretan igual los seis años de gobierno de la derecha en Catalunya que ha significado una depauperación de los servicios sociales y una privatización de los bienes públicos. Mas se convirtió en el paladín de las políticas neoliberales, aplaudido por el PP y por toda la derecha europea, defensora del liberalismo salvaje. El nuevo gobierno de CDC y ERC ha continuado los recortes en educación y salud, ha bajado los impuestos al sector del juego y en ningún momento ha aumentado la presión fiscal a los poderosos. Han hecho las mismas políticas antisociales que el gobierno del PP.
España está perdiendo fuelle en el tablero internacional, sus gobernantes son inoperantes, no tienen propuestas nuevas ni modernas y gobierna un presidente que parece una figura del museo de cera por su quietud. Pero a Catalunya le pasa lo mismo. Desde que los nacional soberanistas se inventaron el Procès, el país se ha parado. Catalunya está en un bucle, incapaz de avanzar en un sentido u otro, con unos gobernantes que convierten la nación en un páramo social y cultural. Tenemos un gobierno incapaz de aprobar unos presupuestos, con un vicepresidente de ERC que se pierde con los números y sólo de reencuentra con la épica nacionalista y con un presidente de derechas sometido a las infantiles reacciones de los anticapitalistas de la CUP.
Un nuevo gobierno del PP será un desastre para la ciudadanía española, pero la continuación del gobierno catalán nos sumerge en la nada.

Joan Boada Masoliver
Profesor de Historia


30 de juny 2016

ENS TOCA CONTINUAR LLUITANT




El PP ha guanyat les eleccions, l’Estat ha perdut l'oportunitat d'obrir una nova etapa que posés fi a una llarga Transició que ha arrossegat fins als nostres dies moltes actituds i pors heretades de la dictadura franquista. Ja han vist com durant la campanya el PP i alguns mitjans de comunicació afins han apel·lat a la por als comunistes, a la unió de les esquerres, com ja va passar fa 80 anys. Els conservadors, la gent d'ordre, s'han mobilitzat i han anat a votar en massa sense tapar-se el nas davant l'olor a corrupció i putrefacció que emetien les candidatures del PP a València, a Madrid, a Galícia, en les Illes Balears i en moltes províncies de la pell de toro. Han votat orgullosos de ser com són i d'atorgar-se la defensa de la unitat de la pàtria. Els càntics del diumenge a la nit davant de la seu del PP a Madrid eren molt clars: “Sóc espanyol, espanyol…” com si aquesta nacionalitat fos exclusiva del PP         .
Amb aquests vímets (vots) no es construeix gens en positiu. La majoria de ciutadans han donat els seus vots a un partit que té la seva seu embargada, que utilitza les institucions de seguretat per investigar, perseguir, violentar als que pensen diferent, que té escampats per tota la península a una caterva de corruptes que entren i surten de jutjats i presons com si es tractés d'un vodevil espantós, que ha empobrit a les classes populars i que ha laminat els drets socials, ecològics i civils de bona part de la població.
Han votat per mantenir les polítiques neoliberals que destrueixen el públic en favor del privat, per mantenir els privilegis de l'Església catòlica i per continuar sent un país que no honra als seus morts que van lluitar per la llibertat i contra el feixisme.
Les esperances de reforma d'una obsoleta Constitució s'allunyen. Les possibilitats de reformar les lleis educatives es difuminen. La democratització del sistema, canviant la llei electoral, s'esvaeix. La necessitat de donar una resposta democràtica i clara a les reivindicacions del poble català s'allunya. El PP té les mans lliures per continuar fent d'Espanya un país intel·lectualment pobre, econòmicament necessitat i socialment injust. Això és el que han volgut la majoria de la ciutadania d'aquest país.
Davant aquest desolador panorama només ens queda la lluita. La lluita quotidiana, individual i col·lectiva, en la comunitat de veïns, en els consells escolars, en els sindicats, en les organitzacions no governamentals i en moltes altres institucions que lluiten per un món millor, per una societat més justa. Cal crear una hegemonia social que ajudi a bandejar de la nostra societat aquesta permissivitat a la corrupció, al clientelisme i a la incultura.
La crosta blava que cobreix la península solament té dues taques de color morat: Catalunya i el País Basc, on ha guanyat l'esquerra plural. Té mèrit que en dos territoris on els nacionalistes han imposat el seu discurs triomfi una proposta integradora, social i d'esquerres.
A Catalunya gens ha canviat des de les últimes eleccions. Ha tornat a guanyar En Comú Podem, que mostra una clara consolidació de la seva proposta plural d'esquerres. CDC i ERC, mantenen els seus resultats amb lleugers transvasaments de vot entre ells i dominen el “rere país”. El PSC es va enfonsant i Ciutadans comença la seva liquidació. El PP millora resultats malgrat el cas del Ministre d'Interior i candidat del PP a Catalunya.
Alguns elements de l'anàlisi de l'àmbit espanyol s'assemblen al català: Els partits que governen a Catalunya (CDC i ERC) mantenen els seus resultats malgrat la seva incapacitat d'aprovar els pressupostos, amb unes polítiques semblants a les del PP de destrucció de la cosa pública, amb severes retallades en la sanitat i a l'educació, sense polítiques contundents d'ajudes als més necessitats, amb polítiques fiscals que afavoreixen als més rics i incapaços de proposar alguna sortida al merder administratiu que ens han ficat. A més han tingut al seu servei la ràdio i televisió públiques que fan de simple corretja de transmissió de la ideologia independentista. El mateix que fa la televisió espanyola amb el PP.
També la corrupció senyoreja les actuacions de CDC, amb la seva seu embargada i amb casos de corrupció que esquitxen a tot el règim convergent. Aquí també s'ha anat a votar sense tapar-se el nas ja que la bandera crea una crosta nacionalista inodora.

Joan Boada Masoliver
Professor d'Història

17 de juny 2016

VIENTOS DE CAMBIO



 
Los resultados de las encuestas publicadas desmienten a aquellos que decían que, repitiendo las elecciones, todo quedaría igual y que era un grave error no haber llegado a un acuerdo para formar gobierno. Quizás intuían que las cosas no iban a seguir igual y presionaron desde los ámbitos económicos, financieros y mediáticos para conseguir cualquier acuerdo mientras impidiese el cambio.
Las próximas elecciones tendrían que significar un cambio drástico en la política y en la manera de gobernar del país. Cambio que debe pasar por la definitiva eliminación del bipartidismo y del mantenimiento en el poder de unas élites que lo han ostentado desde la transición y que en algunos casos tienen su origen en el franquismo.
La posibilidad que las izquierdas plurales ganen para transformar España es una necesidad imperante para establecer las bases de un cambio del sistema económico y energético para hacerlo más democrático y más sostenible. Economía y ecología como un único sistema de producción, apostando por las energías renovables, por la movilidad sostenible y por el transporte público de mercancías y personas. He hablado muchas veces de la necesidad de una renta básica universal para eliminar la pobreza y del reparto del trabajo para disminuir drásticamente el paro. He insistido en una reforma fiscal justa y redistributiva que nos acerque a la presión fiscal media de los países de la UE. Esto sólo lo puede hacer una izquierda radical, fuerte, que supere la inacción política e ideológica de la socialdemocracia  y camine hacia un moderno ecosocialismo, verdaderamente transformador y de futuro.
También es imprescindible que ganen las izquierdas plurales para concebir una sociedad con Memoria Democrática. Necesitamos de una vez por todas ser un país que honra a los muertos por la libertad. Es indecente que España  sea el país del mundo, después de la Camboya del asesino Pol Pot, que tenga más muertos en las cunetas, en fosas comunes o enterrados junto al dictador fascista que los asesinó, en el Valle de los Caídos. Hay que hacer justicia histórica a las personas más vulnerables, mujeres y niños, que fueron explotadas, vendidas, violadas por el sistema político fascista. Nada de revanchas, solo respeto a las personas que aún no han podido enterrar a sus seres queridos por la cobardía de los que han gestionado la transición política hasta nuestros días. Solo en Catalunya y durante los siete años del gobierno de izquierdas se ha hecho una verdadera política pública de Memoria democrática. Del todo insuficiente.
Otra cuestión de fondo que hace imprescindible la victoria de las izquierdas plurales es convertir España en un estado laico, poniendo a la Iglesia católica en el mismo lugar que las otras instituciones sin ánimo de lucro que trabajan en el estado. Es escandaloso que aún subsistan acuerdos con el Vaticano que tienen sus orígenes en la época franquista y que perpetúen el dominio social y moral de la iglesia católica en muchos ámbitos, como la educación. Es socialmente injusto que una institución como la Iglesia católica no pague los mismos impuestos que el resto y que además disfrute de las rentas de grandes cantidades de propiedades que las ha obtenido a través de una ocupación legal e injusta promovida por el derechista católico Aznar.
Por último, este imperioso triunfo debe servir para acabar con el conflicto que los nacional soberanistas catalanes y los nacionalistas españoles están alimentando. Desde Catalunya, aún es más necesaria la victoria de la izquierda plural. Solo así, con el convencimiento de la necesidad de dialogar y de dar la palabra al conjunto de la población catalana sobre su relación administrativa con el estado español, Catalunya podrá salir del ensimismamiento que la han sometido los gobiernos de CDC y ERC. Estos, forman parte del deterioro de las instituciones catalanas que las han usado para fines partidistas. Desde la presidencia del Parlament hasta la radio y televisión públicas, se han convertido en simples correas de trasmisión del llamado procés. Es necesario cambiar el gobierno conservador del Estado para empezar a cambiar el de Catalunya.
Joan Boada Masoliver
Profesor de Historia